Sobre el sonido y los niños

 Cuando estamos preparándonos para convertirnos en guías Montessori, durante las presentaciones se repite mucho el punto de interés del sonido. El sonido de las piedritas al caer en el envase, el sonido de la cuchara con las piedritas, el sonido de los cilindros, etc.

Sin embargo, ¿entendemos realmente por qué resulta de interés para los niños?.

Acabo de ver un documental en HBO que se llama “Hear and Now.” Este se centra en una pareja de sordos de nacimiento que a los 65 años de edad se realizan un “Implante Coclear.”

O sea, a sus 65 años aprenden a oir, aprenden los sonidos. De repente, como por magia, me di cuenta de que, nosotr@s l@s adultos, damos por sentados todos los sonidos ambientales, mientras que para los niños, como para esta pareja de sordos, todos los sonidos son nuevos.

Están explorando un mundo nuevo que están conociendo.

Me llamó mucho la atención cómo ellos aprenden que el interruptor de la luz hace un

sonido. El taladro hace un sonido. El agua cuando corre hace un sonido, cuando cae en un envase de vidrio hace un sonido pero si el envase es de metal hace otro sonido. Si está vacío hace un sonido diferente que si está lleno.

Por eso, los niños, disfrutan los ejercicios de vida práctica de verter mojado y verter seco. Por eso prenden y apagan la luz. Por eso caminan haciendo mucho, mucho ruido con los zapatos.

Ahora comprendo por qué el punto de interés que parece tan simple para nosotros es tan interesante para los niños.
Anuncios